“Agrupaciones históricas”. Entre pitos y flautas (1981).

46214624

La Viña, ese barrio de pescadores, de gente humilde, ese barrio donde se respira un aire diferente, uno de tantos barrios donde aprendes verdaderamente la esencia del ser humano.

No seré yo el que diga que el carnaval es solo de la Viña, pero es ahí donde nace la esencia mas profunda de esta fiesta. Barrio de chirigoteros,comparsistas, cuarteteros y coristas, pues el barrio siempre ha estado muy presente en cada una de las modalidades del concurso.

Si piensas en una agrupación histórica del Barrio de la Viña probablemente se te venga a la mente cualquier comparsa de Antonio Martín o cualquier chirigota de Manolín Gálvez o Manolo Santander, sin pararte a pensar que en los 80 y 90 la viña también ponía su esencia en forma de tango.

Resulta nostálgica esta entrada pues hace ya bastantes años que ese coro tan histórico de “La Salle Viña” comenzó a diluirse hasta quedar nada de aquel que hiciese historia.

Los 80 , la década dorada, aquella donde podemos ver más pelotazos en cada una de las modalidades y donde el coro sienta cátedra. Autores como Julio Pardo, Antonio Rivas, Adela del Moral o Nandi Migueles comenzaban a asentarse entre los grandes donde también tubo su sitio,el coro de La Viña.

En 1981 llega “Entre pitos y flautas”,el que para muchos es no solo el mejor coro de este grupo, en una entrevista que escuche a Julio Pardo este catalogo a este coro como uno de los mejores de la historia, y así lo considera mucha gente.

Del mismo modo que “Los cruzados mágicos” rompería los moldes de la chirigota creando un estilo que marcarse tendencia, “Entre pitos y flautas” rompería los del coro. Las letras de Enrique Lainez Ariza y la exquisita música de Juan Poce lo convertían en un coro completísimo que se hacia fuerte en aquella parte donde los coros tienen que ser más fuerte, su tango. Juan Antonio Guerrero Vázquez dirigía a este magnífico conjunto de voces que pegarían un autentico pelotazo siendo el primer premio de aquel año, quedando por delante de “La Mafia” de Longobardo, Guimerá y Antonio segura y de “Los caballeros de la noche” de Salvador Lucas y Francisco Mora.

Anuncios

“El test de Sal”. José Manuel Gálvez Núñez “Manolín Gálvez”

MANOLIN-GALVEZ

Hoy en nuestra sección “El test de Sal” os traemos al mítico director de chirigotas José Manuel Gálvez Núñez “Manolín Galvez”.

José Manuel siempre ha destacado por su forma de moverse sobre las tablas del Gran Teatro Falla por la gracia natural que solo los chirigoteros gaditanos tienen, siendo uno de los mejores directores de la chirigota de la historia del Carnaval gaditano, siendo defensor de la chirigota añeja y clásica. Manolín Gálvez es de esas personas que fuera del escenario también destaca por su buen humor y cercanía.(Leanse algunas respuestas del test, por que tienen mucho age).

Comenzaremos hablando de su trayectoria en el concurso, que comenzaría en el año 1985 asistiendo al Falla con una chirigota juvenil llamada “Los Latosos” a la cual el mismo participaría en la música y sería director de la agrupación. Los autores que participarian en la creación eran Rafael Gálvez Nuñez y Francisco José Cárdenas Ruso.

Volvería al concurso en 1987 con la chirigota “Los terroristas del paseo maritimo” llegando hasta semifinales, y bajo la autoría de  Manuel Sanchez Alba “El Noly” en música y Joaquin Sanchez Alba en letra.

“Los imperdibles” era el nombre de la chirigota juvenil en la que Manolín participaría como autor en música y dirección de esta, ganando el primer premio de 1988, junto a Jose Manuel Saenz Sanchez autor de letra, música  y componente.

En el año 1989 sale en la chirigota “Figuritas” ganando el segundo premio de la modalidad, bajo la autoría de José María Bocardo Junquera en letra y Jose Antonio Pérez Fernandez en música.

Volvía al concurso el año 1990 con la chirigota “Tu tranquilo que no te come el cocodrilo”, llegando hasta semifinales siendo él autor de letra y director de la chirigota y la música correspondería a Jose Antonio Pérez Fernandez de nuevo.

En 1991 se quedarían en semifinales con la chirigota “El ladron de Bagda y lo demás de mentida”, los autores serían Francisco José Cárdenas Ruso y Rafael Gálvez Núñez en letra, y Jose Luis Alcantara Pedemonte en la música. Jose Manuel volvería a ser el director de la agrupación.

“Salsero, sero, sero, sero siete y salio, el sero, sero…” era el nombre de la chirigota con la que vuelve a la final y ganan el tercer premio de la modalidad en 1992. Los autores serían Francisco José Cárdenas Ruso y Rafael Gálvez Núñez en letra y Jose Antonio Pérez Fernandez en música, siendo el director de la agrupación como no Manolín Gálvez.

En 1993 serian semifinalistas con la chirigota “Los bisabuelos de los viejos del 55 y salió el 56 ¡Ojú! qué pisotón” bajo la autoría de Francisco José Cárdenas Ruso y Rafael Gálvez Núñez en letra y “El Noly” en la música.

Con “Las viudas de los viejos del 55” ganarían el primer premio en chirigota en el año 1994. Jose Manuel como director de esta, y Francisco José Cárdenas Ruso junto a “El Noly” como autores dejaron para la memoria de la fiesta una chirigota histórica junto con un pasodoble y presentación mítica.

En 1995 vuelven a meterse en la final para llevarse el cuarto premio con la chirigota “Los caballeros de la Edad Media”. Se les uniría como autor este año José Ramón Peñalver Hoyos.

“Los Agarraos” sería otra genial chirigota creada en 1996 por los mismo autores que el año anterior, quedándose esta vez en semifinales.

Volvían en el año 1997 con la chirigota “Las casta de Cai”, quedándose de nuevo en semifinales. Sacarían ese mismo año otra chirigota que se quedaría en preliminares llamándose “Los Gafes”.

“Los estamos enamoraos” sería la chirigota con la que volverían en 1998 al concurso quedándose en semifinales.

En 1999 vuelven al concurso bajo el nombre de “Las Belloteras”, se quedarían de nuevo en semifinales.

“Los enterreaores del siglo XX” era el nombre con el que participarían en el año 2000, volviendo a pisar la final y llevándose el tercer premio con otra recordada chirigota.

En 2001 salen bajo el nombre de “Los bufones de doña Teofila primera y esperemos que última” quedndose en semifinales.

“Los Inventores” sería otra gran chirigota ganando el cuarto premio de la modalidad en el año 2002, dejando un pasodoble histórico para el disfrute del buen aficionado al carnaval gaditano.

En el año 2003 saldría como componente en una comparsa llamada “El hereje” llegando hasta semifinales, bajo la autoria de Manuel Clavaín Jácome.

Volvería a la chirigota el año 2004 bajo el nombre de “La vieja trova viñera”, llegando hasta semifinles, bajo la autroia de Antonio Rivas Cabañas y Manuel López Suarez en letra y Manolin Gálvez en música y dirección.

“Funcionarios (una raza superior)” era el nombre de la chirigota para el año 2005, llegando de nuevo hasta semifinales. Los autores serian Antonio Rivas Cabañas y Rafael Valero Catellón en letra, junto a Jose Antonio Pérez Fernandez y Manolin Gálvez en música.

Volverían los mismo que el año pasado a sacar la chirigota “De la India misteriosa ..Los Eduardos” siendo semifinalistas en 2006.

En el año 2007 ganarían el tercer premio con “Los Gladiadores de la Caleta”, bajo la autoria de Francisco Abeijon Ramos, Antonio Rivas Cabañas en letra y Mario Rodriguez Parra y Manolin Galvez en música y dirección.

Con “El codigo Da Viñi” también se harían con el tercer premio de la modalidad de chirigota en el año 2008.

En 2009 sacan la chirigota “Los superabuelos, una chirigota niñera” quedándose en semifinales, bajo la autoría de Rafael Valero Catellón, Jose Luis Bustelo Sanchez y Jose Manuel Saenz Sanchez en letra y música y dirección a cargo de Manolin Gálvez.

“Los empapaos” sería la chirigota para concursar en el año 2010, quedándose en cuartos de final, bajo la autoría de Rafael Valero Catellón en letra y Francisco Javier Sevilla Pecci en letra y música. Manolin sería de nuevo director de chirigota y participaria en la música.

Para el año 2011 vuelve a salir en una chirigota llamada “Los que siempre les toca bailar con la más fea” quedándose en cuartos de final, bajo la autoría de Jose Ramón Peñalver Hoyos, Francisco José Cardenas Ruso en letra y Jose Antonio Segundo Zajara y El Noly en música, llevando la dirección Jose Manuel Gálvez.

En 2012 sacan la chirigota “Con el 12 basta” siendo de nuevo cuartofinalistas.

No volvería al concurso hasta el año 2016 con la chirigota “Nos junta Andalucía” llegando hasta las semifinales.

Desde “Un platillo de Sal” darle las gracias por colaborar con nosotros, un abrazo enorme y muchísima suerte para la chirigota que nos trae este 2019 “Los Chirigotiflauticos”.

Aquí su test:

1 ¿Cuál es tu comparsa favorita?

Los del año Catapum

2 ¿Cuál es tu coro favorito?

La banda municipal. La tienda la cabra. Entre pitos y flautas

3 ¿Cuál es tu chirigota favorita?

Los Cruzados Mágicos y El crimen del mes de mayo

4 ¿Cuál es tu cuarteto favorito?

Enredo. Tres notas musicales. Don mendo con sus mendas lerendas. La boda del siglo

5 ¿Cuál es tu autor favorito?

Rafael Gálvez. Paco Alba. Paco Cárdenas. Enrique Villegas. Antonio Martín

6 ¿Cuál es la mejor agrupación en la que hayas salido, compuesto letra o música?

“El ladrón de Bagdad”. “Los salseros”. “Los bisabuelos de los viejos del 55 y salió el 56 ¡Ojú! qué pisotón”. “La viuda de los viejos del 55”. “Los caballeros de la Edad Media”. “Los agarraos”

7 ¿Cuál es tu músico favorito?

El Noly. Mario Rodriguez. José Antonio Pérez “Habichuela”. Luís Alcantara. Bustelo. Tino Tovar. Sevilla Pecci.

8 ¿Cuál es tu letra favorita?

La que no tengo que pagar

9 ¿Cuál es la mejor década del carnaval?

Los 70, 80, 90, 2000, 2010, 2020, 2030, 2040….

10 ¿Cuál es el momento más bonito que has vivido en el Carnaval de Cádiz?

Carnaval

El martes que viene compartiremos “El test de Sal” de Miguel Willy de Cádiz.

Francisco Abeijón Ramos “Carapalo”, el carnaval de La Viña (Segunda parte).

 

DSCF4843-38507-800-800-80

El año 2000 suponía para “Carapalo” un año de nuevos retos y como ya era toda una contante en todas sus chirigotas, vuelve a rotar y a compartir autoría, esta vez junto a José María Barranco “El lacio” y los hermanos Sánchez Payán creando “Ballet clásico rumano (Con bulto incluido)”, una de las semifinalistas aquel año, en este grupo se encontraba gente como Julio Álvarez o Jesús Silva.

En 2001 “El lacio” abandona el proyecto, “Carapalo” sigue con los hermanos Sánchez Payán y algunos componentes de aquel grupo de chirigoteros liderados por “El Petra” que a principios de los 90 cosechase tantos éxitos, volvía a concursar con la pluma de Francisco Abeijón “Carapalo”.

“Er Moi y sus mandamientos”se quedó en semifinales, una gran chirigota que en partes de su repertorio, sobre todo los pasodobles, demostraron merecer algo más.

Tras dos años de ausencia, “Carapalo” vuelve en 2005, para volver a meter a una chirigota en una final tras seis años sin conseguirlo. Vuelve a escribir junto a José Manuel Sánchez Reyes y vuelvo a hacerlo para un grupo dirigido por José Manuel Romero Pareja “El Petra”, la música correría a cargo de Juan Carlos Aragón, dejando una verdadera joya musical en el pasodoble.

Aquella chirigota, “Golfus de Roma” consigue el primer accésit en aquella final.

“Carapalo” vuelve a cambiar de grupo, dejando uno de los grupos más característicos del barrio de La Viña y con la presencia de uno de los mejores directores de chirigotas, por otro de las mismas características, viñero cien por cien y con otro de los grandes directores de la modalidad, Manolín Gálvez, que junto a Mario Gómez se hace cargo de la música. “Carapalo” compartiría esta vez la letra con Antonio Rivas Cabañas. Aquella chirigota llamada “Los gladiadores de La Caleta” fue uno de los grandes pelotazos del Carnaval 2007 consiguiendo el tercer premio y dejando uno de los mejores pasodobles de la década.

Tras un año sabático, decide cambiar de nuevo el rumbo y hacer esta vez junto a Luis Miguel Ramos la letra para una chirigota onubense, “El marqués de pocas tierras”, una chirigota bastante corta que se queda en preliminares del 2009.

En 2010 saca junto a Juan Manuel Pérez, Rafael Verdugo y “Pacoli”, “Las Supernonys”, llegando hasta cuartos de final, pero en 2012 vuelve a quedarse en preliminares con “Los mayordomos de La Casa de Alba”, una chirigota cuya autoría compartiría con Luis María Rodríguez Rondán.

Ese mismo año además de aquella chirigota escribió junto a Luis Ripoll el coro “Los señores de la naturaleza”, coro cuartofinalista que llevaba la música de José Antonio Pérez “El habichuela”.

En 2013 “Carapalo” se une a un nuevo proyecto, totalmente diferente y con un nuevo autor en música, esta vez José Castellón Pareja “El pellejo”. Durante tres años “Carapalo” se convierte en el autor de la llamada en Cádiz como “La chirigota de los viejos”, una chirigota de veteranos chirigoteros, algunos de ellos míticos y con bastante pasado. “Teófila nos tiene abandonaditos” en 2013, “La voltereta a España en 80 días” en 2014 y “Los trapos sucios se lavan en casa” en 2016,ninguna de ellas pasa de la fase preliminar y algunas de ellas son verdaderamente deficientes.

En 2017 pondría su letra al cuarteto infantil “Espérame en el cielo”, segundo premio.

En 2018 nos dejaría su ultima chirigota “Los jubilaos del Soto del Real”, en esta ultima compartiría letra con Juan Rivero Torrejón y volvía a quedar en preliminares, el mismo año que recibía el antifaz de oro.

El 3 de marzo de 2006 recibía la Estrella de Oro en reconocimiento a una trayectoria carnavalesca de 20 años y era también nombrado socio de honor

Aquí ponemos fin a la trayectoria del domada del carnaval, siempre sometido a cambios, nuevos estilos, nuevos autores, nuevos grupos pero sin cambiar dos aspectos fundamentales en él, el pasodoble y “La viña”, como foco y núcleo de todo su carnaval.

Coplas históricas. Popurrí (Los Cruzados Mágicos).

hqdefault

Llegamos al fin con las coplas históricas que nos dejo esta inolvidable chirigota, ya les hablamos de su estribillo, uno de los más recordados de la historia, de sus pasodobles, magníficos en su letra y musicalmente perfectos, hoy os dejamos la que sin duda es la parte más representativa, icónica y recordada de su repertorio, su popurrí.

El popurrí de “Los cruzados mágicos” es uno de los mejores y más recordados de la historia por muchos motivos. Se dice que esta chirigota marco tendencia de lo que serian las futuras chirigotas, ya que rompería los moldes de la modalidad en muchas de las partes de su repertorio dejando los pasodobles como parte mas clásica de este.

El repertorio de “Los cruzados mágicos” es verdaderamente innovador y vanguardista, creando un nuevo concepto de chirigota, aspecto que se aprecia sobre todo en su popurrí, diferente, original y más que peculiar. El ritmo de este es trepidante desde su inicio haciendo que no dejes de prestar atención a este desde que comienza hasta que finaliza.

La originalidad de este lo marca su temática y su eje central, pues lo que verdaderamente nos cuentan es la historia de Romualdo y su familia en un día de playa y nos la cuentan de una forma realmente sorprendente, pues verdaderamente la historia que nos cuentan es cierta, pues se trata de la experiencia real de Romualdo Pérez Pavón, uno de los componentes de la chirigota, detallandonos todo lo que le ocurre en un día en el que decide ir a la playa acompañado de su familia y siempre bajo la perspectiva del tipo que llevan, haciéndonos ver que un día de playa puede llegar a ser toda una cruzada.

Cada cuarteta nos describe todo lo que nos puede pasar a cualquiera de nosotros en un día de playa, coger un autobús lleno de gente, lastimarnos con un casco tirado en la arena, que se nos pierda el niño o que nos timen en un chiringuito de playa, por esta misma razón la gente interactúa con el desde el principio, sintiéndose identificado con todo lo que dice.

Sin llegar a ser un popurrí que invite a la carcajada, es uno de los más originales, rítmicos y que más ha llegado a interactuar con el teatro.

Mucha atención, señores, que ahora vamos a contar
la más grande cruzada que se puedan imaginar.
No crean que exagero, pues no suelo exagerar,
que todo es verdadero, ya usted lo comprobará.
La historia empieza un día, un día de calor,
que el cruzado Don Romualdo ir a la playa pensó.
Se cuelga la sombrilla, la mesa, el flotador,
la nevera, doce sillas, la tortilla, el transistor.
Y con mucho interés
le dijo a su mujer:
Ana, coge a los niños ya.
Ana, nos vamos a bañar.
¡Ana!, deja aquí el tanga
que el michelín se te puede descolgar.

Hubo que esperar
más de una hora al autobús.
Y cuando llegó
con sus diez hijos se montó.
Nada más subir
se le cambió el color,
le entró hasta sudor;
había más gente allí
que en el Japón.
Y cuando pagó
le dio un ataque al corazón.
Maldito autobús,
que ya cuestas tú
más que el recibo de la luz.

Llegó al Hotel Playibiri,
playibiribiri, playibiribiri.
Le daba ya el fresquibiri,
fresquibiribiri, fresquibiribiri,
y al ver tantas cachibiris,
culibiris, tetibiris,
como buen satiribiri
ya se sintió mejor.
Mejor, mejor,
pero Ana, que lo vio,
le dio, le dio,
un cosqui, por mirón.

Qué linda alfombra de oro y azul.
Qué dioses viven en tu mar,
que cada cresta de tus olas
trae un piropo en un cantar.
Podría ser la mejor del sur
si se pudiera disponer
de un cuarto metro de tu arena
sin broza, mierda y peste a pies.

Y se fue a pasear,
Romualdo,
por la orillita del mar,
descalzo.
Le dio un pisotón
a un casco de cristal,
y con el gollete
se cortó el juanete.
Se pringó tó de alquitrán,
Romualdo,
con las piedras se escoñaba,
andando.
Con una colilla se quemó el talón
y con un rastrillo
se dobló el tobillo.

Iván. Iván. ¡Iván, Iván, Iván!.
Se le ha perdido ahora su hijo Iván,
lo que faltaba ya.
No está bañándose,
no lo ven sus hermanos,
ni la madre que lo parió.
Romualdo el pobre estaba histérico,
llamando al niño, medio afónico.
¡ojú, qué sofocón!
Fue tan fatídica la búsqueda
que se le rebeló la úlcera.
¡Qué mal rato pasó!

La niña del altavoz,
-¡la una!-,
qué guasa tiene en la voz,
-¡las dos!-
Con el viento y la Torrot,
las pelotas y el reloj,
vaya coñazo le dio:

En nuestro locutorio tenemos un pequeño.
Dice llamarse Iván y lleva un bañador del piojito la jartá de encogío.
Rogamos a sus familiares pasen a recogerlo”

Ya más calmao va nuestro amigo a un chiringuito,
a refrescarse con Valdepeñas y un pescaíto.
El camarero le puso un vaso, en technicolor,
lleno de pringue, de no arrimarle nunca el jabón.
Un Coca-Cola con papas fritas se tomó el niño,
él solamente su pelotazo de vino tinto.
El de la barra le vio carita de guachisnay
y el julandrón le clavó trescientas cuarenta y sais.
Siguió rulando, buscando un precio más enrrollao,
y terminó casi sin un duro y medio tajao.
Y tropezando, se fue cantando, desafina’o.
Y aunque nadie le hizo caso,
siguió sus pasos, con su canción:

Los bares te dan sorpresas,
sorpresas te dan los bares.
El chiringuito que está en la esquina
pone una tortilla con gusto a sardina.
Los bares te dan sorpresas,
sorpresas te dan los bares.

Dicen que los picapica no se dejan ver,
y que no tienen cabezas, ni manos, ni pies.
Pero Romualdo al bañarse,
sin verlo acercarse,
sintió uno en los huevos,
y otro por la retaguardia
le puso la espalda
como un Nazareno.
Dicen que los picapica no se dejan ver.
Pañum, pañum, pañum, pañum.
¡Muere!
Pañum, pañum, pañum, pañum.
¡Muere!
Ay, qué cosita más mala Romualdo sintió.

Qué será, qué será,
que el agua de esta playa nunca está fría,
que tiene ese pestazo a cañería,
que siempre voy nadando entre porquería,
que tengo que enjuagarme hasta con lejía,
y me doy refregones con estropajo,
porque me salen hongos hasta en el plumero,
y tengo ya más manchas, se lo aseguro,
que un papel de churros.
Qué será, qué será,
que en la arena tampoco se puede parar
porque se ponen con las paletas a jugar
y te saltan un ojo.
Qué será, qué será.

A partir de mañana no vuelve a pisar
Don Romualdo la playa.
A partir de mañana seguro que ya
no le quedan más ganas.
A partir de mañana no podrá olvidar
tan terrible cruzada.
A partir de mañana no se bañará
ni en una palangana.

Lo mismo que si fuera un náufrago
se fue de la playa arrastrándose,
con un cabreo de órdago
y de sus castas acordándose.
Termina así nuestro héroe
su jornada cruel y ridícula;
todo lo que ha ido ocurriéndole
no se ve ni en las películas.
Y ya los Cruzados Mágicos
le ponen fin al capítulo,
recogen todos sus bártulos
y se despiden del público.
Qué me gustaría no ir mañana a trabajar
y no tener que dar excusas
para seguir contando las batallitas
que más me gustan.

Te digo adiós,
esto se acabó.
Si no gustó,
si eso, si eso…
…no gustó
Po ya me voy,
po ya, po ya…
…ya me voy.
Con Don Simón,
con Don, con Don…
…Don Simón.
Y ahora me iré,
eeh, eeh,
a otro lugar,
aah, aah,
para luchar,
aah, aah.
Con mi cruzada me voy a enrrollar.
Y volveré,
eeh, eeh,
un año más,
aah, aah,
que en Carnaval,
aah, aah,
pa no venir me tienen que matar.
Lalalara,
aah, aah,
lalalara,
aah, aah,
lalala

Jose Manuel Gómez, Emilio Rosado Rodríguez, Francisco Rosado Rodríguez y Juan Romero
“Los Cruzados Mágicos” 1982

“El test de Sal”. Paco Rosado

32089887_2343546152538379_7329600980431929344_n

 

Hoy en “El test de Sal” tenemos el honor de poder hablar y mostraros el test de una de las personas más trascendentes en el mundo del carnaval gaditano, y que a día de hoy sigue muy unido al mundo carnavalero, aunque desgraciadamente dejó de componer hace tiempo. No es ni más ni menos que Paco Rosado.

A día de hoy me parece de las personas que mejor saben transmitir el verdadero espíritu de lo que es el carnaval, desde esa perspectiva sencilla, humilde y tan bonita que el carnaval gaditano tiene. Una persona que marca muy bien el norte de lo que la fiesta fue, es, y debería de ser, y que siempre merece la pena escuchar.

Desde sus inicios en la fiesta, en la década de los años setenta, Paco  destacó por tener una voz muy característica, a la par que melodiosa. Años después se descubriría cómo uno de los autores de música más interesantes de los últimos treinta años en el carnaval.

Paco comenzaría su andadura por el carnaval como componente de una comparsa llamada “Los Tulipanes negros”, escrita por Antonio Clavain Brull y bajo la música y dirección de J. Moreno en el año 1969. Curiosamente Paco saldría en esta agrupación de rebote porque al director no le gustaba el contralto y dos días antes de cantar en el Falla, el domingo en el ensayo general le propusieron que cantara.

Volvería a salir años después en el año 1972 con una comparsa histórica con la que ganaría el primer premio de la modalidad, llamándose “Los Aventureros”, siendo el autor de esta Antonio Martín.

Ya hasta 1982 Paco no volvería a pisar las tablas del teatro, sin saber que marcarían un hito en la historia de la modalidad de chirigota. “Los cruzados mágicos” de Paco Rosado, Emilio Rosado y José Manuel Gómez rompieron totalmente la monotonía que venía trayendo la modalidad, dejando aquel año una chirigota que pasará a la historia por su cambio y por su magnífico repertorio, siendo su popurrí recordado por muchos aficionados, ganando el primer premio de la modalidad.

Este grupo conseguirían en los años 80 consagrarse como uno de los grupos más potentes en el concurso, ya que aparte del pelotazo de “Los cruzados mágicos” dejarían en los años siguientes verdaderas joyas chirigoteras, entrando en la final y llevándose premios como por ejemplo: “Los Cegatos con botas”(2º premio 1983), “Los llaveros solitarios” (1º premio 1984), “Los carreros de la alianza” (2º premio).

En 1986 sacarían la chirigota “Los Cubatas” siendo un cajonazo histórico en el carnaval de Cádiz, y siendo quizá uno de los más polémicos por las repercusiones que tuvo entre el publico y el concurso, incluso con reacciones en la final por parte de agrupaciones.

En 1988 regresaron al Falla con “Los conquistadores de la trastienda de Casa Crespo”, consiguiendo volver a entrar en la final y llevarse el tercer premio de la modalidad de chirigotas.

A partir de 1988 no volverían a salir en el concurso, centrándose Paco en estos años hasta 1992 en hacer músicas para chirigotas infantiles y juveniles.

En 1989 le pondría música a la chirigota infantil “Los Vizkingos” consiguiendo el segundo premio. En los años 1990 y 1991 le vuelve a poner música a las chirigotas “Vaporcito del puerto” y “Garabatos” ganado el concurso con el primer premio en la modalidad. En 1991 también le pondría la música a la comparsa “Campo de trigo” llegando hasta las semifinales. En 1992 le pondría música a la comparsa infantil “Al Agüita fresca” ganando el primer premio de la modalidad.

En 1993 Paco Rosado junto a Luís Ripoll sacan la comparsa “El Bache”, ganado el segundo premio de la modalidad en adultos. Fue lo que se dice tradicionalmente una hermosa y nostálgica vuelta a lo antiguo, al germen y a las raíces de la comparsa.

A partir de 1994 solo se dedicaría a componer música y letra para otras agrupaciones. Así que en 1994 les pondría música a dos de las agrupaciones que a día de hoy son chirigotas históricas por sus dos autores, Jose Roldan “El Yuyu” y Manolo Santander.

En 1995 volvería a ponerle música a las chirigotas de estos dos autores. La chirigota de Manolo Santander ese año se llamaban “Los duros de Mollera” llegando de nuevo hasta semifinales. Pero el tándem hecho entre Rosado y “Yuyu” daría sus brotes y con la chirigota “Los últimos en enterarse” logran dar un verdadero pelotazo consiguiendo el segundo premio, siendo una de las chirigotas más aclamadas y reconocidas quedándose en la memoria del aficionado y siendo recordada hoy día cantándose cositas de esta chirigota en el teatro por los aficionados.

En 1996 le pondría música a la chirigota formada por Manolo Rocha y dirección de Jose Manuel Gómez “Lulu” llamados “Los que paisan el estrecho” llegando hasta semifinales. Ese mismo año le pondría música también al coro de Faly Pastrana “Moros y Cristianos” llegando a ser semifinalista de aquel concurso.

De nuevo la chirigota del Yuyu, Jose Manuel Sánchez Reyes y Paco Rosado sería una de las sensaciones de aquel concurso ganando de nuevo el segundo premio con la chirigota “Los bordes del área” en otra inolvidable chirigota, que a día de hoy es de sus obras más reconocidas.

En 1997 vuelve a ponerle música a un coro, esta vez la letra era de la agrupación y se llamaban “Vamos de etiqueta”, quedando sextos en la modalidad de coros.

Ese año sería también el último año que le pondría música a la chirigota del Yuyu llamandose “De plaza en plaza”, siendo otro de los grandes cajonazos recordados del carnaval de Cádiz dejándolos fuera de la final, cosa que no gustó nada entre los aficionados.

En 1998 volvería a ponerle música a otro coro llamado “Los defensores de la reina” con la letra de Francisco Eslava Rodríguez y Jesús García Valdivia, llegando hasta semifinales.

Desde 1998 hasta el 2004 no podemos disfrutar de ninguna pieza compuesta por Paco en el concurso. Pero en 2004 vuelve para ponerle música a una comparsa que quedará también para la historia “Paco, baja, aunque sea en pijama” con letra de Francisco Cárdenas Ruso, Ramón Peñalver Hoyos y Emilio Gutiérrez Cruz “El Libi”, la música de Francisco José Rosado Rodríguez (Paco Rosado) y la dirección de Manuel Ariza González. Entre sus componentes se encontraban “El Libi”, y antiguos componentes de comparsas de Antonio Martin, como Catalino y McGregor. Se llevaron el 5º Premio (primer accesit) en el concurso de agrupaciones del teatro Falla del carnaval de Cádiz.

En 2005 le pondría música y algo de letra a otra comparsa, “Vamos por Cai”. Junto con Paco Cárdenas y Ramón Peñalver, y la dirección de José Pérez Toledo “Pepe el caja” llegando a semifinalistas en el concurso de agrupaciones del teatro Falla.

“Los que perdimos” sería la comparsa a la que Paco Rosado le puso música y letra junto Paco Cárdenas Ruso y Ramón Peñalver Hoyos en el año 2006 llegando a semifinales quedándose en el octavo puesto.

En el año 2009 le pondría música a la chirigota “A la big, a la band, a la big band blues”, con la letra de Ramón Peñalver Hoyos y Paco Cárdenas Ruso, llegando hasta cuartos de final.

En 2013 con la comparsa “El Gavilán” Paco vuelve hacer la música, bajo la letra de Faly Pastrana, y la dirección de Noberto Iglesias Usero, llegarían hasta cuartos de final.

“El auténtico circo del Sol” fue la chirigota a la que Paco le puso música y letra junto a Rafael Valero Castellón.

Para finalizar en 2017 le puso música a la comparsa juvenil “Las batallitas del rey Sebastián”.

Hasta aquí la trayectoria de una de las personas más transgresoras e influyentes del carnaval gaditano, quedando para la historia como uno de los mejores chirigoteros y mejores músicos que ha habido y habrá en el carnaval gaditano.

Sin más darle de nuevo las gracias, un abrazo enorme y sobre todo gracias por ser ese norte de lo que la fiesta fue, es, y debería de ser, y que siempre merece la pena escuchar. Sin duda alguna uno de los grandes sabios de esta tribu llamada carnaval.

Aquí su test:

1 ¿Cuál es tu comparsa favorita?

Los Forjaores

2¿Cuál es tu coro favorito?

Los Calé

3 ¿Cuál es tu chirigota favorita?

Los Belloteros

4¿Cuál es tu cuarteto favorito?

Ser o no ser

5 ¿Cuál es tu autor favorito?

Paco Alba

6 ¿Cuál es la mejor agrupación en la que has salido/participado en su creación?

Los Cubatas

7 ¿Cuál es tu músico favorito?

Paco Alba

8 ¿Cuál es la mejor década del Carnaval de Cádiz?

Si te refieres al Carnaval en su conjunto, la década actual; si hablas del COAC, los 70.

9¿Cuál es tu letra favorita?

“Ese rinconcito llamado Caleta”

10 ¿Cuál es el momento más bonito que has vivido en el Carnaval de Cádiz?

Cualquier momento en una esquinita cantando o escuchando algo bueno.

 

La próxima semana os dejamos “El test de Sal” del chirigotero Manolín Galvez.

Francisco Abeijón Ramos “Carapalo”, el carnaval de La Viña (Primera parte).

Cpu-nMKWYAA79YU

Hoy os hablaremos de un referente en la chirigota, de uno de esos autores que mejor ha sabido llevar al concurso ese carnaval genuino y característico del barrio de la viña, pues el como nadie ha sabido llevar en sus coplas y en todas sus chirigotas, esa esencia y estilo viñero.

Francisco Abeijón “Carapalo” se inicia en la fiesta en el año 1979 con el cuarteto “El comandante Matraca y sus tres azafatas”, cuarteto que consigue el tercer premio. Al siguiente año consigue el segundo premio con el cuarteto “Romeo, Julieta y dos que le dan a la chuleta”. Aquel año de 1980, junto a Juan Muñoz también llevaría la letra de la chirigota “Las Molondritas”, una chirigota que actuó fuera de concurso pero que fue histórica por ser la primera compuesta totalmente por mujeres.

Tras ambos cuartetos, “Carapalo” descansa dos años para volver en 1983 y así iniciarse por primera vez en la modalidad de la chirigota. Se inicia como director de esta, ya que la letra correría a cargo de Francisco Leal Moreno y la música a cargo de Antonio Trujillo Ramos. “Los náufragos del faro de las puercas” fue el nombre de aquella chirigota que se quedó en semifinales.

En 1984 descansaría de nuevo para volver en 1985 con “Fieble amalilla” esta vez asumiendo la autoría en letra de la chirigota por primera vez. La chirigota fue de nuevo semifinalista y contaba en sus filas con chirigoteros tan ilustres como Joaquín Márquez Rodríguez “El Carapapa”.

En 1986 vuelven a ser semifinalista con “Los cosacos de papa” este año compartiría letra con Ricardo Villa. Una chirigota que a pesar de no alcanzar la final, fue recordada como una de las importantes de aquel concurso.

Pero llegó 1987 y aquel salto de calidad que ya se notaba el año anterior con “Los cosacos de papa” se vio más evidente con “Un montón de Guanaminos”, alcanzando el primer premio de aquel concurso. Una magnifica chirigota con denominación de origen del barrio de La Viña.

Tras aquel éxito de 1987 llegaría “Neptuno, ten cuidado con los trasmallos” , con la que volvería a llegar a la final aunque esta vez consiguiendo el cuarto premio. Este año contaría con la música de Manuel Sánchez Alba “Noly”.

Y en 1989 llegaría el gran pelotazo, una de las mejores chirigotas que se recuerdan de aquella década, sensacional en su repertorio de principio a fin, completísimo, y donde sobre todo destacan sus enormes pasodobles, de buenas letras y exquisita música, esta vez de Pepito Martínez y Manolo Santander. “El crimen del mes Mayo”, aquella chirigota que consagraría lo que terminó siendo uno de los mejores grupos de chirigoteros que han pasado por las tablas del concurso. Grandes chirigoteros y grandes voces como las de Bernardo, Cayetano Medina, Gatica o Manolo Santander, liderados por José Manuel Romero Pareja “El Petra”. Aquella chirigota terminaría por llevarse un primer premio que estuvo cantado desde el inicio de su presentación.

Tras aquella chirigota este grupo se haría un fijo en cada final consiguiendo en 1990 de nuevo el primer premio con “Hasta que la muerte nos separe”, otra de las chirigotas que quedan en la memoria y en la historia del carnaval de Cádiz, “Bebe a Bordo” segundo premio de 1991 y “Bien nos diste coba Cristoba” de nuevo segundo premio de 1992. Todas llevaban la letra de Francisco Abeijón “Carapaloy la música de Antonio Martín y Manuel Santander, y en todas y cada una de ellas destacaba ese estilo único, singular y viñero de su pasodoble.

En este pasodoble podemos ver como precisamente reclaman la defensa de ese estilo tan peculiar de su pasodoble, ya que por aquel entonces otras chirigotas con un estilo mas novedoso y diferente como la de José Luis García Cossio “El Selu” y José Guerrero Roldán “El yuyu” iban marcando tendencia en concurso.

En 1993 el grupo sufre una división y “Carapalo” se desvincula del grupo, la letra pasaría a ser responsabilidad de Manolo Santander. “Carapalo” coge un nuevo grupo en los que se encuentra gente como José Manuel Sánchez Reyes que luego más tarde junto a “Carapalo” cogería la autoría de la letra. Aquel año saca la chirigota “Tita yo te llevo los anillos”, que se quedaría en semifinales.

Llega 1994 y “Carapalo” comparte la autoría con José Manuel Sánchez Reyes por primera vez, nos traen la chirigota “Dios dijo hermanos pero no primos”, la chirigota se hace con el cuarto premio.

Una critica burlesca y llena de sátira hacia la semana santa y la forma tan particular que tienen de vividla sus seguidores. Una chirigota en la que ya se puede observar que “Carapalo” va cambiando ese estilo tan clásico y viñero que caracterizaba a sus chirigotas con las que comenzó y alcanzó el éxito por otro estilo más surrealista y canalla que era la tendencia que iba cogiendo peso en el concurso. Esto no terminaría de agradar a Manolo Santander y a su antiguo grupo, y la rivalidad y la desavenencia iban creciendo por años.

Una vez finalizado el carnaval de 1994, “Carapalo” y José Manuel Sánchez Reyes se reúnen con José Guerrero Roldán “Yuyu” y Erasmo Ubera que venían de compartir chirigotas con José Luis García Cossio “El Selu” y de pegar un histórico pelotazo en 1992 con “El que la lleva la entiende”, chirigota que le quitase en 1992 el primer premio a “Bien nos diste coba Cristoba” chirigota de la que “Carapalo” fue autor. Tras aquella reunión los cuatro deciden crear un proyecto juntos para el concurso de 1995 en la que “Yuyu”, José Manuel Sánchez Reyes y Erasmo se harían cargo de la letra, Paco Rosado de la música y “Carapalo” de la dirección para crear un autentico pelotazo en forma de chirigota que llevaría el nombre de “Los últimos en enterarse”. Una chirigota de tipo más que arriesgado, pero que sorprendió a todos desde el inicio, empapada de poca vergüenza de principio a fin y dejándonos un estribillo que ya entra dentro de la historia de la fiesta.

La chirigota queda segunda por detrás de “Los lacios” del “Selu” precisamente, pero por siempre sera recordada como una de las chirigotas más icónicas del “Yuyu”.

Cuentan por los aledaños del Carnaval de Cádiz, que la unión de “Carapalo” con el que sería años anteriores su competidor más fuerte y aquellos responsables de que es estilo chirigotero clásico cambiase, no sentó para nada bien a Manolo Santander y a su grupo, del que “Carapalo” fuese autor en años atrás.

Tras aquel pelotazo de 1995, en 1996 llega otra gran chirigota, una vez más una de las recordadas de la década. “Los bordes del área”, una vez más segundo premio, pues poco puedo hacer con “Una chirigota con clase” el gran pelotazo de aquel año. Esta vez la letra sería de “Yuyu” y José Manuel Sánchez Reyes, la música de Paco Rosado y la dirección de “Carapalo”.

Tras un pequeño descanso en 1997 donde José Manuel Sánchez Reyes y “Carapalo” se desvinculan de José Guerrero Roldán “Yuyu”, ambos vuelven en 1998 para sacar juntos una chirigota de un estilo totalmente surrealista y con ese toque de doble sentido y poca vergüenza. “Club de fans de Estrellita Castro”, tercer premio de aquel concurso.

Tras aquel tercer premio, “Carapalo” descansa durante dos años para volver en el año 2000 con un nuevo proyecto, esta vez junto a José María Barranco “El lacio”.

Hasta aquí os traemos la primera parte de su trayectoria, el próximo lunes os contaremos mucho más sobre este gran autor.

“Agrupaciones históricas”Caleta (1980)

1980_caleta

En esta sección no solo hablaremos de agrupaciones que consiguieron el primer premio o fueron finalistas, pues muchas de ellas pasaron a la historia sin haber llegado a una final e incluso sin pasar la primera ronda de preliminares.

La agrupación que os traemos hoy es una de las grandes de la historia por ser considerado el cajonazo más sonado de la historia de la modalidad de comparsas.

Antonio Martín venia de arrasar en el pasado concurso con “Ángeles y demonios”, una completísima comparsa que terminó por consagrar a Martín como uno de los referentes de la modalidad. Llegaba 1980 y con Martín en la picota se antojaba una década gloriosa en la comparsa, como así finalmente fue. Pedro Romero, Joaquín Quiñones, Antonio Bustos, Villegas, Martín y el Puerto de Santa María, nos dejaron comparsas de ensueño, haciendo de aquella década, la mas dorada de la comparsa.

1980 fue un año de muchísima rivalidad ,grandes comparsas y bastante controversia que generaría en una de las polémicas y episodios más históricos del Carnaval de Cádiz. Tres comparsas eran favoritas para la gran final “Cuba” de José Luis Arníz, “Luceros del Alba” de Luis Galán y “Caleta” de Antonio Martín, las tres se quedaron fuera de aquella final contra todo pronostico, las tres cantaron el día de la final en la escalera de la Facultad de Medicina (situada justo a la derecha del Gran Teatro Falla) como símbolo de protesta el mismo día de la final, cuentan que había más gente fuera escuchando a las tres comparsas que dentro del mismo teatro.

Entre los tres cajonazos, “Caleta” era el mas sonado de todos y el que más sorprendió, ya que esta era una comparsa excelente en todos los sentidos. Un excelente repertorio de grandes letras y excelente música donde sobre todo destaca su presentación, sin lugar a dudas, una de las más icónicas e históricas del Carnaval de Cádiz.

“Caleta” una de las obras más representativas del autor más laureado de la historia del Carnaval de Cádiz que cosechando tantos premios, resulta más que curioso que una de sus obras cumbres no fuese finalista.